La psicología positiva

La psicología positiva es una escuela fundada por el estadounidense Martín Seligman que, tras 25 años de estudiar los síntomas de la depresión, comenzó a preguntarse por qué, en lugar de deprimirse, muchas personas lograban adoptar una actitud optimista ante la vida. 

“En los años ’60, los modelos cognitivos empezaron a hacer foco en que las personas deprimidas tendían a sesgar la percepción de  la realidad porque les costaba ver los datos positivos y siempre   interpretaban la realidad de forma negativa. Entonces, originalmente, se pensó que el problema era que las personas con depresión distorsionaban la realidad y las que no padecían este mal las veían tal cual era. Sin embargo, con el correr de la investigación se descubrió que todo el mundo distorsiona pero que la mayoría de las personas tienen un sesgo ligeramente optimista y que eso, hasta cierto punto, se puede aprender”, explica Eduardo Keegan profesor titular de Psicoterapia de la UBA. 

El gran descubrimiento de Seligman no fue empeñarse en definir o curar “enfermedades”, como los trastornos de ansiedad o las depresiones, sino en investigar qué hacen y sienten las personas felices. Posteriormente, trató de enseñar esos pensamientos y actitudes.

En su libro, “La auténtica felicidad” elabora una definición tripartita de felicidad, compuesta por la vida placentera (placeres sensoriales), el compromiso (el grado de compenetración con la familia, el trabajo, la pareja, los hobbies) y una vida con sentido (sensación de trascendencia, vinculación con algo mayor que uno.

¿Cómo alcanzar niveles máximos de felicidad? Estudio científico de personas felices en busca de su secreto. Se analiza la felicidad respecto al pasado, presente (placeres) y al futuro (optimismo y esperanza). A continuación distingue entre una vida placentera, una buena vida y una vida con sentido. Una buena vida es algo más que una vida placentera, es una vida en la que se ejercitan y desarrollan las 24 fortalezas que hacen valiosos a los seres humanos como la bondad, el amor al conocimiento, la sabiduría, etc y el autor explica cómo lograrlo en los distintos ámbitos de la vida (trabajo, familia, hijos, etc). Finalmente, analiza lo que considera algo aún con mayor potencial para alcanzar la felicidad: el descubrimiento de un sentido de propósito o misión y examina su forma de lograrlo sin creencias religiosas.


En el escrito, resalta que la mayoría de la gente construye sus vidas en torno al primero aunque los dos que pueden brindar una felicidad duradera son los segundos.

 

  • Comparte en
Ultima modificación: 19-11-16  a las  11:49