Gestión Emocional

Gestión Emocional

Cada vez más se demuestra la importancia de una buena gestión emocional en la empresa y se apunta a que, las organizaciones que apuestan por la gestión del capital emocional, como un elemento clave para su éxito, obtienen un 15% más de beneficio que sus competidores.

La Gestión Emocional se fundamenta en la autoestima, el compromiso, la responsabilidad y la libertad ante sí mismo y ante los demás, a partir del desarrollo de la propia conciencia.

Únicamente cuando nos sentimos seguros de nosotros mismos, en entornos distendidos, que poseemos recursos y experiencias apropiadas y suficientes, las personas podemos paulatinamente ir reflexionando sobre nuestros modos de reaccionar, proceder y de interactuar.

Experimentar y compartir vivencias de desarrollo en entornos o ámbitos compartidos con otras personas inmersas en el mismo proceso, incentiva la comunicación, motiva la creatividad y el espíritu de integración, fomenta el trabajo en equipo y propicia la generación de nuevas estrategias de adaptación ante los cambios.

La Gestión Emocional integra conceptos y experiencias tan diversas como el miedo, la ira, la alegría, la tristeza, el amor, la sorpresa, la vergüenza y el asco.

A través de la conceptualización y de la realización de ejercicios prácticos, se van incorporando los conocimientos, habilidades y competencias imprescindibles para conseguir la madurez suficiente para ser capaz de gestionar adecuadamente todas y cada una de las emociones propias y las de los demás.


  • Comparte en
Ultima modificación: 07-02-13  a las  19:45